Merme gusta a los principiantes y a los adictos a la belleza, aquellos que lo han probado todo y quieren volver a lo básico. Su fundadora, Claire Ralston, originaria de Australia y con gran experiencia en la industria de la belleza, llegó a la gran conclusión: incluso los productos para el cuidado de la piel llamados "naturales" están llenos de ingredientes de relleno. Lanzada en 2016, MERME Berlin ha pasado de ser un aceite facial a tener una línea de productos con más de 12 combinaciones totalmente personalizables según el tipo de piel.

Una marca vegana, libre de crueldad animal, sin OGM, con envases de cristal y bolsas de algodón reutilizables para evitar residuos.

en capítulos anteriores