El aceite corporal natural es bueno para ti, de verdad.

Los aceites suavizan la piel inmediatamente después de la aplicación, haciéndola suave y flexible, y nutriéndola intensamente con ácidos grasos esenciales, antioxidantes y vitaminas. Los aceites corporales nutritivos son perfectos para combatir la deshidratación y las pieles secas, tanto en invierno, por el frío, como en verano, por el sol. Son capaces de reducir las estrías, manchas y cicatrices, activar la circulación sanguínea y reafirmar la piel. Y no, no dejan la piel grasa.


El secreto que debes conocer.

Toma nota, el aceite hidratante para el cuerpo siempre debe aplicarse sobre la piel húmeda o mojada. Es decir, justo después de salir de la ducha después de secar el exceso de agua con una toalla, o incluso mientras todavía estás en la ducha y la piel está completamente mojada. Esto evita el efecto aceitoso que desanima a la mayoría a usar aceites corporales.

en capítulos anteriores