Resumiendo, añade un exfoliante facial natural y consigue…

Eliminar suciedad y células muertas previniendo la aparición de puntos negros. Piel más uniforme, renovada y suave. Activar la regeneración celular y mejorar la absorción de las propiedades de los productos que aplicas a posteriori.


¿Como y cuándo?

Después de la doble limpieza facial y con la piel todavía húmeda. La frecuencia depende del tipo de piel y de la edad, te recomendamos comenzar con una o dos veces por semana y observar como reacciona tu piel. Ten en cuanto que en realidad hay productos diseñados para uso diario y otros para uso semanal.


Y ahora, la pregunta del millón: ¿cuál es la diferencia entre un exfoliante facial físico y un exfoliante facial químico?

Exfoliación física: Los exfoliantes físicos contienen pequeñas partículas de origen natural y funcionan eliminando la suciedad de las capas más superficiales de la piel, las llamadas células muertas.

Exfoliación química: Los exfoliantes químicos utilizan ácidos o enzimas para disolver las células muertas y la suciedad acumulada. Los ácidos AHA actúan más superficialmente (los mejores exfoliantes faciales para piel sensible), mientras que los BHA son solubles en grasa, y son una excelente opción para aquellas personas con poros obstruidos o pieles más grasas.


El mejor exfoliante facial: la exfoliación en seco.

La exfoliación facial en seco es un ritual que podrás realizar a diario y que consigue una piel oxigenada y de tono rosado y que además, en un gustazo para los sentidos. Esta antigua técnica ayurvédica es conocida por su capacidad para aumentar la circulación sanguínea y el flujo linfático: estimula la renovación celular y tiene un efecto antiinflamatorio y reafirmante. El cepillado facial en seco es el mejor detox diario que le podrás dar a tu piel.

en capítulos anteriores