Michelle aprendió de primera mano que trabajar solo con lo esencial produce resultados notables. Su estética distintiva y sus formulaciones minuciosamente investigadas dan paso a cada botánico seleccionado estratégicamente. Cuando se trata de crear mezclas, está claro que Michelle prefiere coger el camino más largo. Cada ingrediente se extrae metódicamente, se conserva por sus propiedades curativas y se asegura para el beneficio de la piel.

Al igual que comer bien y hacer ejercicio para mantener la salud, una piel bonita viene de la constancia. Lo mismo ocurre con el cuidado personal. Feliz autocuidado.

en capítulos anteriores