Contrariamente a muchas marcas de cosmética orgánica en el mercado, Sasha se centró en la estética visual de la línea. Así que una vez que el packaging fue perfecto, era importante que la calidad del producto destacase por ser algo nuevo y único en la industria de la belleza. A partir de aquí, buscó a varios químicos y un proveedor orgánico para crear un producto ético y mantener la calidad de principio a fin.
Después de su lanzamiento inicial, la línea de productos de ILIA creció de seis a cuarenta piezas en menos de dos años con un enfoque en el cuidado de los labios. ILIA se ha situado rápidamente como una línea de maquillaje nicho disponible en más de 15 países.

en capítulos anteriores